lunes, 7 de agosto de 2017

El hipster boricua


Ser un hipster boricua es una hazaña que pocos pueden lograr. Necesitas tener la salud económica de un asesor del gobierno y la mentalidad fiscal de Anibal Vega Borges. Sí, porque una persona que pague el triple por agua en un cartón definitivamente no debería andar en la libre comunidad. Está jugando la vida en easy. 


El hipster boricua siente la necesidad de compartir todo lo que se come en las redes sociales, obvio, nadie paga 7 pesos por un pedazo de pizza "artesanal" hecha en leña si no es para tirarle foto. Verás 14 fotos de la jodida pizza que sabe a galleta de casco con cheez whiz y salsa ragú encima. Es como cuando un tipo bien feo tiene la oportunidad de librarla y decide preñarla por eso de tener evidencia que no es virgen.


Aparte de pasar sus días libres (Casi todos los días) gastanto sobre $20 en gasolina por probar comida sobrevalorada y al doble de su costo, el hipster boricua es activista. Que es un activista? Es una persona que te educa diciéndote en palabras finas que ellos son dueños de la verdad y que tú eres un morón inculto que no sabe nada. Aparte de eso, también se dedican a menospreciar a la gente que no bebe agua de cartón.



Los hipsters activistas se unen a cualquier causa, cualquier causa que solo requiera hacer “log in” en una red social. A continuación un ejemplo de una típica conversación con un hipster activista:

Persona: Mi perro ladra mucho.
Hipster:  Eso es culpa de los dogmas biológicos, debería maullar.
Persona: Que?! Es un perro?!
Hipster:  Ignorante, que sea perro y ladre es una construcción social.
Persona: Pero es que, nació de un perro y perra!
Hipster:  Arrodillao, típica mente colonizada, no perderé mi tiempo.
Persona: WTF?!


Los hipsters boricuas típicamente son fans de Pedro Albizu Campos, que mejor manera de hacer que el pobre hombre se retuerza en su tumba que hablando en spanglish? Un hipster boricua no puede hablarte sin meter alguna palabra en inglés, mucho menos sin decir “lol”. Como si la abreviatura de “Laughing Out Loud” fuera similar a decir “Ja”, pero no entremos en tecnicismos, no soy hipster.


El apoyo local del hipster boricua consiste solo en comida de Freshmart, Lote 23, Food Trucks y “Chinchorros” de “Emprendedores” fuera de eso disfrutan su café de Starbucks mientras escupen odio sobre el capitalismo desde su iPhone. Obviamente, la comida tiene que ser 100% orgánica (Importada) Gluten free (Importada) y non GMO (Importada) ah! Y “Artesanal”


En fin, el hipster boricua es el extremo opuesto del caco boricua. Ambos pertenecen a grupos que se comportan bien similares. Uno es loco con la NBA y el otro con el Fútbol. A uno le gustan los Veloster y al otro las bicicletas o los Mini Cooper. Ambos usan iPhone, uno por apariencia y los otros porque creen que Steve Jobs es un ejemplo a seguir y que cualquier desertor escolar puede ser millonario. En el sistema capitalista que critican. Un hipster pobre debe ser algo deprimente.